Quiénes somos

fotos favoritas

Sandra Gerber: Nací en 1987 en el cantón de Berna, Suiza. Llegué al mundo con el “bichito” por los caballos. Mis padres son desde ese entonces amantes y especialistas en distintas áreas de caballos. Durante mi niñez, a muy temprana edad comencé a montar. Observando las clases, cursos y seminarios que hacía mi madre pude aprender mucho sobre el entrenamiento saludable y correcto de caballos. Durante muchos años trabajé en el negocio de mis padres vendiendo todo tipo de artículos ecuestres como también venta de monturas. Gracias eso poseo el suficiente conocimiento sobre el correcto equipo que se debe usar para cada caballo, ya que además mi padre (Konrad Gerber) es un especialista y  uno de los mayores vendedores de monturas western en Suiza.

Ya que mi madre (Bárbara Gerber) es de profesión Kinesióloga deportiva de caballos he adquirido mucho conocimiento sobre el saludable desarrollo muscular equino para el bienestar de un caballo. Para mí siempre estuvo claro que mi pasión por los caballos, quería transformarla en mi profesión, y para expandir mis conocimientos participé en distintos cursos de reconocidos entrenadores en Europa como también en USA. Además de distintas prácticas por varios meses en el extranjero. Sobre todo en las disciplinas: Horsemanship, Reining (mov. Rienda internacional), Cutting y adiestramiento. Con respecto al Horsemanship aprendí sobre todo de mi madre y de los Mustangs (caballos salvajes de USA). Los caballos son los mejores profesores, y sobre todos aquellos que nacieron salvajes,  poseen gracias a su instinto natural un comportamiento mucho más cercano al caballo original. Uno tiene que aprender a usar conscientemente la energía y proyectar 100% de seguridad.

Cuando un tema me interesa trato de llenarme lo más posible de Información, por medio de libros, Videos, etc. A parte de mi estudio personal, intento y pruebo diferentes cosas, sobre lo que escucho o veo, pero sí tienen que ser cosas que hagan sentido para mí.

Cada caballo que recibo para amansar o entrenar, es chequeado por una terapeuta profesional y si es necesario también se le hace terapia. También reviso todo el equipo para estar segura si le calza bien al caballo. Lo que más me interesa es la amansa de caballos jóvenes o nuevos, sobre todo el sano desarrollo muscular, pero también solucionar problemas de trato con caballos. Además me gusta mucho dar clases y cursos. Es muy lindo trabajar con personas y caballos motivados, ver los avances y procesos y ver como alcanzan sus metas – así sea para preparación de un campeonato, o para simplemente tener un caballo tranquilo para salir a pasear.

Lo que más tiene importancia en mi manera de entrenar, es la anatomía y la manera saludable de montar a un caballo. Lo que también me importa mucho es que mis caballos trabajen motivadamente. Estas son las bases para realizar posteriormente cualquier disciplina, sin importar que raza o estilo. El entender la mente de un caballo y su trato me da el cimiento para una buena relación y comunicación entre caballo y jinete. Mi fórmula es la siguiente: Mente + Físico = Unidad. Eso rige tanto para caballos de paseo o de hobby como para también caballos de alto rendimiento deportivo.
El conocimiento que quiero entregarle  a mis alumnos es: Cómo funciona la mente de un caballo,  cómo ven el mundo y sobre todo un trabajo exitoso y enriquecedor entre equino y jinete.

 

 

22089651_10213130583992010_1650860129190462317_n.jpg

Anke Brun: Nací en dic. 1989 en Temuco IX Región de Chile, y desde entonces sobre el lomo de un caballo. Me crie en un campo en Faja Maisan, el cual ha pertenecido por generaciones a mi familia. Desde pequeña observaba el trabajo de mi padre con los caballos. Recorriendo el campo, arreando ganado, criando potrillos, etc. Desde entonces mi fascinación por estos animales. La pasión por los caballos la heredé totalmente de mi padre (Hardy Brun Buck). A los 6 años mi primo me regaló mi primera yegua, una yegua negra chilena, la que fue mi compañera en muchas aventuras.
Aprendí un poco de equitación acompañando a mi padre a clases en villarica unas cuantas veces, y también conocí el Rodeo un poco más de cerca con mi primo y su esposa (Max Hott y Linda Arranguis).
A medida que pasaba el tiempo, siempre quise saber más sobre el entrenamiento de caballos. Fue así como en un momento conocí a Ivana Franz (Entrenadora y dueña Lodge Suizandina), con quién realicé mi 1. Curso de rienda internacional, y con quién comencé a entrenar periódicamente.

A los 24 años decidí hacer de mi sueño realidad. Partí a europa, dejando mi tierra, mi familia, mi trabajo, y mi zona de confort con la meta de especializarme en entrenamiento de caballos, sabiendo que en Europa el conocimiento sobre equinos está mucho más avanzado. Luego de unos cuantos traspiés logré dar con la Familia de Sandra, que esa época estaban radicados en Basel, Suiza bajo el nombre de “Gerber Quarter Horses”, donde comencé a trabajar.
Tomaba periódicamente clases de Horsemanship y monta western con los entrenadores Konrad y Sandra Gerber. También me daban la facilidad de asistir a los cursos de Anatomía equina que dictaba Bárbara Gerber, Kinesióloga deportista de equinos. Fue así como fui ampliando mis conocimientos en el mundo de los caballos. Después de un tiempo de arduo trabajo ya estaba dictando clases a niños y posteriormente a adultos.

Estuve además unos meses en Texas, USA trabajando y aprendiendo en un centro de entrenamiento de “Cutting” con Uwe Roeschmann. Más adelante también viví muchas experiencias en Oklahoma, USA junto a Barbara Gerber, trabajando con Mustang (caballos salvajes).

Comparto plenamente la filosofía de Sandra, la cual está basada en un correcto y saludable entrenamiento de caballos. Tomando en cuenta tanto la mente como la musculatura del equino. Para mí es muy importante que nuestros alumnos y clientes comprendan cómo funciona y como interactúa un caballo. Y para esto se necesita conocimiento y no agresión. Usamos presión y fuerza correspondida a la cantidad que necesita cada caballo, pero de una manera consecuente y justa. Tomándonos un tiempo de calidad necesario, y ajustando los métodos de entrenamiento especializándolos en cada caballo.

Luego de 4 años, vuelvo a Chile con la finalidad de traer todo el conocimiento que he adquirido para compartirlo en mi tierra, y con mi gente. Espero con esto motivar a mujeres, hombres y niños que se atrevan a experimentar en el mundo de los equinos. Que demanda un aprendizaje y un arduo trabajo en nosotros mismos, el cual es muy enriquecedor en muchas áreas de nuestras vidas.